¿Cuándo tengo que hacer la revisión a mi coche?

14 de julio de 2016

El paso del tiempo pasa irremediablemente para todos y para todo. Hay cosas a las que este les afecta en menor medida, pero no es el caso de un elemento tan importante para el corazón de nuestro vehículo como es el aceite. No es que el tiempo, por si solo lo degrade, que también, pero tratándose de un elemento que se encarga de reducir el desgaste y rotura de piezas que trabajan en condiciones extremas a elevada temperatura, el tiempo contribuye a su degradación.

  • ¿Cuándo tengo que hacer la revisión a mi coche?
  • ¿Cuándo tengo que hacer la revisión a mi coche?
  • ¿Cuándo tengo que hacer la revisión a mi coche?

Su vehículo se le entrega provisto de un libro de mantenimiento y un manual de “instrucciones”. Sí, ese que tanto se le resiste, ese al que sólo damos un vistazo por encima e incluso, ni eso. Pues ahí, va indicado el cuidado que ha de recibir el motor (y el resto de componentes del vehículo), tipo de lubricante y una serie de recomendaciones que, de ser consciente de ellas y de seguirlas al pie de la letra evitará grandes y costosos problemas, amén de otras ventajas como puede ser el ahorro. Ahorro en averías (que evitaremos) y ahorro en consumo. El movimiento de las diferentes piezas y comportamiento de los componentes del motor, con un aceite de calidad y en buenas condiciones, será suave y tal como se pensó en su diseño.

 

Como todo en esta vida evoluciona, de la misma manera lo hacen tanto el diseño de los componentes del motor como los lubricantes. Atrás en la lejanía quedan aquellos motores a los que había que sustituir el aceite cada tres mil kilómetros. Aceites que con sólo tres mil kilómetros, se convertían en una sustancia de lo más parecido al lodo. Un aceite de calidad actual, bien puede lubricar un motor en condiciones durante quince o veinte mil kilómetros y en el momento del cambio mostrar una viscosidad “aceptable”.

 

Utilice siempre aceites lubricantes, si es posible de la marca, pero sobre todo, de la características técnicas, que el fabricante de su vehículo le recomienda en el “manual de instrucciones”. Si su fabricante le recomienda una marca con una especificación determinada, es por algo. Piense en un traje, si un sastre se lo fabrica a medida, le quedará perfecto, pues en este tema es igual. Podríamos hablar de aceites elaborados a medida para cada marca y cada motor.

 

Otro aspecto a tener en cuenta en un cambio de aceite, parte fundamental de “la revisión”, es la sustitución del filtro de la misma. Esto tiene una explicación lógica, toda la aceite lubricante que circula por el interior del motor, pasa para ser “limpiado” por el filtro, aquí quedan retenidas impurezas sólidas que el aceite va recogiendo en su recorrido, bien, pues cuando cambiamos el aceite del conjunto del motor, en el filtro, queda alojada entorno a medio litro de la vieja, con su degradación e impurezas. Si no sustituimos el filtro, lo que haremos será mezclar es medio litro de aceite degradado en el aceite nuevo. Por lógica, lo que conseguiremos es alterar las características y efectividad del nuevo lubricante, sin contar que estamos contribuyendo a obstruir el paso del lubricante construyendo un tapón ya que en el filtro se irán acumulando cada vez más impurezas. Recuerde, que sustituir el filtro junto al aceite, es lo correcto.

Así mismo, en una “revisión”, se ha de comprobar los niveles del resto de líquidos, frenos, agua del circuito de refrigeración y filtros de aire.

 

Hablando de filtros, no debemos olvidar el filtro de entrada de aire al habitáculo, piense que se trata de la renovación del aire que respira dentro del habitáculo, con lo cual, lo saludable es que el filtro esté en las mejores condiciones posibles.

Otro punto a revisar con frecuencia y al que ha de prestar especial cuidado es a la parte que le conecta directamente con el asfalto, los neumáticos.

 

Calce su vehículo según las especificaciones técnicas del fabricante, no apure los neumáticos hasta que desaparezca el dibujo, controle la presión de los mismos, compruebe la presión aconsejada para cada estación del año. Amarre su seguridad y la de sus acompañantes, con unos buenos neumáticos, hay cosas importantes en las que escatimar sale muy caro.

¿Cuándo tengo que hacer la revisión y mantenimiento de mi coche? – después de lo leído, utilice el sentido común y decida. Si pese a esto no lo tiene claro, déjese aconsejar por las recomendaciones que le harán en el concesionario de la marca de su vehículo, en cuanto a mantenimientos y revisiones, a la larga, saldrá ganando.

 

 


<<< Volver